CURIOSIDADES ESTELARES 2: EL BARCO DE TESEO

El Barco de Teseo es la segunda entrega de los Episodios de las ODISEAS ESTELARES, en este artículo podrás aprender los secretos de esta novela y algunas de las curiosidades que al rodean. Comencemos:

El Barco de Teseo es una antigua metáfora o paradoja que surge de la llegada de Teseo , hijo de Eltra y Egeo, desde Creta con los atenienses. Después de que la expedición hubiera sido una auténtica odisea en sí misma, el barco consiguió llegar a puerto con todos sus tripulantes vivos. Algo que los atenienses entendieron como un milagro concedido por el dios Apolo. Durante  gran parte de la novela «Episodio II: El Barco de Teseo«, se lleva a cabo una metáfora igual o más importante que la que se produce con el barco de Teseo en la antigua Grecia aunque, para entenderlo bien en qué consiste esa alegoría y por qué es importante para el desarrollo del libro, tendrás que leer el EPISODIO II: EL BARCO DE TESEO. Puedes comprarlo AQUÍ.  

En la novela, los dos personajes intentan robar el único módulo espacial operativo en la Tierra: El Teseo. Este módulo está compuesto por piezas de la nave espacial que llevó a los primeros hombres a la Luna: El APOLO 11. He aquí otra metáfora relacionada con los mitos griegos. Apolo fue el dios griego al que, los atenienses, agradecieron que Teseo llegase sano y salvo a Atenas. Confeccionar el módulo espacial «El Teseo» con las partes del APOLO es una especie de homenaje a los caídos en todas aquellas aventuras espaciales que ha pretendido el ser humano llevar a cabo. 

Otro de los pilares fundamentales que se trata en la novela es la aparición de un nuevo orden mundial impuesto por la Canciller y el Co-Bierno. Esta sociedad está muy influida por las organizaciones gobernamentales que aparecen las obras de Huxley o Bradbury y sin duda, de Orwell. Pero eso es una trama que se desarrollará mucho más adelante en el tiempo.

 

El Panóptico de Zimbardo es uno de los puntos fuertes de la novela. El Panóptico es una cárcel «filosófica»creada por el filósofo inglés Jeremy Bentham. Como se explica en la novela, sin incluir spoilers, se trata de una estructura arquitectónica en forma de círculo, en el que las celdas de los presos se colocan en el perímetro de la circunferencia, mirando hacia el centro. Una celda central, situada a gran altura albergará la figura del guardia, que observará a todos los presos a través de un cristal opaco. De esta manera, ninguno de los presos sabrá si en algún momento es vigilado por el guardia, coartando su comportamiento por miedo a las represalias de los carceleros. Jeremy Bentham publicó esta idea hacia finales del siglo XVIII. Posteriormente, Foucault intentó plantear esta mecánica teórica en muchos de sus escritos, centralizando el poder en una sola persona. Muchos han sido también los que se han basado en esta idea para crear mundos ciertamente horribles, como, por ejemplo, George Orwell y su Gran Hermano, claramente referenciado en la novela 2058 del autor Leonard Isaac Belacord. 

Como última premisa, he de recordar que los personajes de esta novela: El Barco de Teseo, tienen algo que esconden, que uno puede descubrir incluso sin haber leído la historia, aunque ciertamente ayudará. La comandante Dara Balcone y el Ingeniero Delacrois os harán entender que los límites de la Nación son más eternos de lo que parecen a simple vista.